Top

postres Tag

Muchas de las verdaderas revoluciones son más silenciosas de lo que pensamos. Si hablar de un restaurante de solo platos dulces no es una novedad en España, ya me estrené en Espai Sucre en el lejano 2004, en París es una verdadera convulsión. El apartamento que alquilé durante mi viaje a Paris no está lejos del restaurante Dessance, en la zona de Marais. Pregunto qué tal es el restaurante en una tienda de productos gourmet donde de vez en cuando me doy algún capricho y me comentan que no

Cada uno tiene su método para relajarse. Hay quien hace yoga, quien juega al ajedrez, quien hace footing, etc. Yo confito fruta. Y en época de castañas, confito castañas. El arte de confitar es un ejercicio de paciencia. No es difícil, solo hace falta respetar unas pautas. Este año he querido utilizar el método que descubrí durante mi último viaje al Bierzo, una tierra de castaños. Allí, entre otros fabulosos productos como vinos, manzanas, peras y pimientos, cuidan las castañas como nadie. Tienen una tradición conservera de hace siglos. ¡Empezamos! Ingredientes: 1

Es una fruta vintage el membrillo. Su aspecto es engañoso. Además tiene un carácter difícil: crudo es áspero, agrio y astringente. En realidad una vez domado con la cocción, desvela toda su dulzura, su aroma complejo y persistente a miel, a cítricos escarchados, a flores blancas. Y lo que es más interesante, hay muchas formas de prepararlo. Con sólo 4 piezas es posible realizar de forma simultánea dos preparaciones muy refinadas, golosas y diferentes: la jalea de membrillo y la crostata de compota de membrillo. Se empieza preparando la jalea

La Crostata es una de las tartas caseras italianas de toda la vida. Era uno de los postres que más se comían en casa; mi abuela alternaba entre la Crostata y el Ciambellone y los Domingos la Crema Inglese. En realidad la Crostata tiene una origen noble y representa la versión italiana de un gran clásico de la pastelería austriaca, la famosa Linzer Torte, considerada por algunos la tarta más antigua del mundo (la receta ya aparece en escritos del siglo XVII). Su éxito fue tal que ha

Toda comida tradicional toscana finaliza con el ritual de untar losCantuccini en una copita de Vinsanto, el vino dulce de esta región. Los Cantuccini son una especie de galletas con almendras, muy crujientes, que se deshacen en la boca al empaparlas con el vinito. Se pueden también tomar solos o acompañando un café. Lo que es seguro es que uno se engancha y, como con las pipas, no puede parar de comer uno tras otro. Pero el nombre que se le da a estas típicas galletas con almendras, asiduas de las tiendas gourmet

Burdeos no es solo la patria de grandes vinos sino también de un exquisito pastelito, el Cannelé. Cannelés de todos los tamaños se venden en la mayoría de las pastelerías de la ciudad en preciosos estuches, como si fueran verdaderas joyas. Los más famosos son los de Baillardran, que tiene una docena de puntos de venta entre la región de Gironde y Paris. Historia El Cannelé es un antiguo dulce nacido en el siglo XVI en un convento, de fácil elaboración con pocos y sencillos ingredientes. Posee un gusto y textura

You don't have permission to register