Top

septiembre 2014

Un gran clásico de la cocina tradicional napolitana, la frittata di spaghetti es la metamorfosis del clásico plato de spaghetti al pomodoro, que se recicla disfrazándose de tortilla: alta, crujiente por fuera y jugosa dentro. Se puede comer caliente, recién sacada de la sartén, pero también fría, ideal para un picnic al ser fácil de trasportar. Es un plato radiante, como la cultura popular napolitana, fruto de la creatividad de un pueblo que desde siempre ha tenido que ingeniárselas para sobrevivir como podía con lo poco que tenía. Los

En busca del mejor croissant de París ¿Hay algo más delicioso para empezar el día que desayunar con un buen croissant? Estoy en Paris y no me apetece un croissant cualquiera, ¡quiero desayunar con el mejor! Me propongo recorrer las boulangeries más famosas de la ciudad para descubrir cual es el mejor croissant de París, que podría ser del mundo… El plan Hay que pegarse un buen madrugón. Queremos degustar los croissants antes de las 10 de la mañana (lo que no es fácil por las distancias entre una pastelería y

Acabamos de llegar a Suzhou, ya es de noche. Además hay niebla y cae una especie de lluvia “mojabobos” que quita las ganas de salir a pasear. Salimos igual del hotel motivados por las ganas de probar un restaurante al que sabemos que peregrinan los chinos gourmet de otras ciudades del país para probar la mejor y autentica cocina tradicional de Suzhou. En la mano llevamos un papel con el nombre y la dirección del Restaurante de la familia Wu, el Wumen Renjia, escritos en Chino, aquí casi nadie

Shanghai. Entramos en un puesto de comida rápida. Todo sucede en un momento. Llega de la cocina una pila enorme de cestas de bambú llenas de Xiao Long Bao al vapor recién hechos. La gente se amontona con el ticket en la mano frente al mostrador, intentando ser el primero que recibe su ración. De hecho, nada más entrar, lo primero es hacer la comanda y pagarla religiosamente. Con paciencia, pero con rapidez, la camarera distribuye los Xiao Long Bao revisando cuidadosamente los recibos, y cada uno vuelve a

Shanghai. We enter a fast food stand.  Everything is happening in the moment.  An enormous pile of bamboo baskets arrive from the kitchen, filled with freshly steamed Xiao Long Bao. The people crowd around the counter, with tickets in hand, trying to be the first to receive a plate.  In fact, as soon as you enter the kitchen, you must order and pay the bill. The waitress patiently yet quickly distributes the Xiao Long Bao, carefully reviewing the receipts, and each customer returns to their table ready to enjoy

You don't have permission to register